Horarios de Atención:

Lunes a Viernes de 9 a 20 hrs.

Santiago de Chile

Escríbenos para agendar tu hora o inscribirte en nuestros talleres

Síguenos en:

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

© 2019 por SerMujer

Amar a dos (o más) bebés a la vez.

July 22, 2018

 

Educar a dos (o más) hijos de la misma edad no es lo mismo que educar a varios hijos de diferentes edades. Y esto ya empieza cuando recibes la noticia del embarazo múltiple (gemelar, de trillizos, etc).

 

"¿Les voy a querer a los dos por igual?"

 

se preguntan muchas embarazadas, aún confusas por la noticia. Y ¿cómo va a ser? Si ya es difícil imaginarse la llegada de un bebé, la de dos (o tres) aún lo es mucho más. Pero la naturaleza es sabia. A medida que tu vientre va creciendo (y esto va rápido en el embarazo múltiple) y empiezas a notar los primeros movimientos (en torno a la semana 20), te quedarás ilusionada con tus bebés. Incluso puede que esperar un solo bebé te parezca raro.

 

Una vez que nacen los bebés, el vínculo que has ido forjando con ellos, se irá fortaleciendo. También ahora tu situación es muy distinta a la de una madre de parto simple. Vincularse a dos bebés simultáneamente es algo más complicado que con un solo bebé. Y es bueno que lo sepas para así evitar dudas o preocupaciones.

 

Según John Bowlby, el psicólogo que se dedicó al estudio sobre el vínculo entre madre y bebé, el apego hacia los gemelos va de uno en uno. Primero la madre se enamora de uno y a continuación del otro. Si uno de los bebés llega antes a casa (el otro aún tiene que quedarse unos días en la incubadora), ocurre que la mamá se vincule estrechamente con el bebé que tiene en casa. No es la situación más idónea. Los estudios demuestran que esta situación puede derivar en una preferencia hacia este bebé. Hay hospitales que a base de estos datos deciden darles el alta a los dos al mismo tiempo. Jane A. Spillman, jefe de una planta de neonatología, descubrió que entre las madres de gemelos muchas veces hay una preferencia por el bebé de mayor peso. Este responde a sus expectativas que tenía del bebé durante su embarazo, mientras que el bebé de menor peso representa para ella la personificación de sus miedos, en concreto el miedo de perderlo. Según descubrió Spillman, muchas madres se sienten culpables de tener diferentes emociones hacia sus bebés y no atreven a expresarlas. Es bueno saber que este tipo de emociones son completamente lógicas. Al fin y al cabo son dos bebés diferentes, con diferente carácter y aspecto. Las madres de un solo bebé no viven este vaivén de emociones contradictorias, ya que pueden entregarse al enamoramiento de un único bebé. En tu caso es cuestión de tiempo, aceptación y confianza.

 

Con el tiempo irás conociendo a cada bebé, reconocerás el llanto de cada uno, percibirás las peculiaridades de cada uno y sabrás cómo consolarles, a uno dándole palmaditas y al otro con una canción. Para ello necesitas tiempo y también algo más: la oportunidad de dedicarte a uno solo. Y esto es algo que no es fácil de conseguir. En cada encuentro con uno de tus bebés, siempre está en tu mente el otro. Dedicando tiempo a uno, le ‘robas’ tiempo al otro. Por este motivo muchas madres sienten que no dan suficiente a ninguno. Es una sensación muy desagradable, como si fueras incapaz de darles lo que necesitan. Por una parte esto es inherente a tu situación, que no se puede cambiar, pero hay un remedio que ayuda a combatirla: tener alguien a tu lado. Esto es primordial en los primeros meses /años de la maternidad múltiple. Mientras tú sabes que un bebé está bien cuidado por el papá, la abuela u otra persona de confianza, puedes dedicarte al otro, sin remordimiento y sin prisas. Estos momentos individuales te ayudarán a conocerles bien y a amarles a cada uno, de modo diferente en cualidad pero no en cantidad.

 

Testimonio de una madre de trillizos, dos niños y una niña:

“Cuando mis bebés nacieron, me los enseñaron uno por uno. De inmediato sentí un vínculo, los reconocí y los recordé de cuando estuvieron en mi vientre, cada uno en su lugar. Los amé profundamente sin ninguna distinción. Esto vino más tarde. El primer bebé que pude llevarme a casa, fue la niña. El vínculo con ella se estrechó, mientras el vínculo con sus hermanos no pudo desarrollarse. Cada día los vi unos momentos, pero sin tenerlos conmigo. Poco a poco se produjo un distanciamiento entre ellos y yo. Fue horrible. Cuando llegaron a casa, tuve que hacerlos míos. No tenían un olor conocido, lloraban mucho y dormían mal, quizás porque no fueran aún maduros o porque echaban de menos el vínculo conmigo. Me sentía una mala madre. Afortunadamente el vínculo fue creciendo, a medida que pasaban las semanas, pero me he sentido muy preocupada durante este tiempo y muy sola. No me atreví a comentarlo con nadie, ni siquiera con mi marido”.

 

Unos consejos para la fase del embarazo:

- Anota tus dudas y emociones en un diario. Escribir te ayuda a conectar con tu interior y aliviará tus tensiones. Al fin y al cabo estás ante una gran aventura.

- Lee mucho sobre el desarrollo de los bebés. Es realmente asombroso que tu cuerpo es capaz de hacer crecer a dos (o tres) criaturas simultáneamente.

- Cuídate bien, ya que el trabajo que realiza tu cuerpo, es tremendo y requiere atenciones especiales.

- Las náuseas suelen presentarse también en porción doble, debido a que la hormona del embarazo está doblemente presente. Acéptalo. Es una molestia pasajera del primer trimestre.

- Reserva cada día unos momentos para escuchar música de tu agrado, tumbada en el sofá y acariciar tu vientre. La mejor postura es (en el primer trimestre) boca arriba o del lado izquierdo (llega más sangre a los bebés). Verás cómo los bebés esperan este encuentro diario y empiezan a moverse debajo de tus manos. Es posible que vayas sabiendo quién es quién por su diferente patrón de movimientos.

- Compra dos (o tres) prendas pequeñas y cuélgalas en tu sala de estar. Esto mantendrá tus ánimos elevados. Hace más tangible que realmente vas a tener varios bebés.

 

Unos consejos para el período recién nacidos:

- Date tiempo para ir conociendo a tus bebés.

- Mientras les amamantas (o les das el biberón), pon la misma música que escuchaste durante el embarazo. Los bebés lo reconocerán, ya que recuerdan vivencias de su vida fetal. Cuando lloran, esa música les ayudará a calmarse.

- Si tus bebés son monozigóticos (idénticos), mantén las pulseritas del hospital unos días hasta que les conozcas bien. Luego será el ombligo el que te dará pautas sobre quién es quién ya que se forma a raíz de una cicatriz que queda cuando se seca el cordón umbilical. En este proceso no influye la genética, por tanto cada ombligo es único.

- Anota en el dorso de las fotos sus nombres. Es probable que más adelante no reconozcas quién es quién.

- Ocurre a menudo que un bebé te reclama mucho más que el otro por lo cual te sientes mal hacia el bebé que menos atención recibe. Intenta no medir tu porción de atención. Dale a cada uno lo que necesita. Desde el principio tienen necesidades distintas, siendo uno más pacífico y contento que el/los otro/s. También es cierto que el tiempo seguramente se encarga de ponerlo todo en su sitio. El bebé más tranquilo quizás en otra fase vital te reclame más.

 

Coks Feenstra, Psicóloga infantil, especializada en mellizos/gemelos y trillizos. 

 

---------------------------------------------------------

Más información en:

‘El Gran Libro de los Gemelos’

https://www.amazon.com/El-Gran-Libro-de-los-Gemelos/dp/8469730290

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Alergias Alimentarias II

August 28, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square