Horarios de Atención:

Lunes a Viernes de 9 a 20 hrs.

Santiago de Chile

Escríbenos para agendar tu hora o inscribirte en nuestros talleres

Síguenos en:

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

© 2019 por SerMujer

Llegar al mundo acompañados y el desafío que esto implica en la vida.

September 28, 2018

 

Llegar al mundo acompañado, es una experiencia de la cual no muchos pueden hablar. Solemos tener dichos tales como “Al mundo llegas solo y solo te vas”, pero, ¿qué pasa cuando no es así?, ¿de qué manera el llegar junto a uno o más hermanos  puede influir lo que será el resto de nuestras vidas?

  En el mundo de la psicología hay muchos que piensan, que la forma en que nos vinculamos con nuestras figuras primarias (papá, mamá u otro cuidador importante) determinará el cómo nos relacionaremos con el resto del mundo de aquí en adelante. Nuestro cerebro en los primeros años de vida comienza a realizar un mapa  de qué hacer y cómo reaccionar en las distintas experiencias vividas. Una vez realizado este trabajo, las situaciones almacenadas como “conocidas” pasan al modo automático y dejan de ser pensadas antes de reaccionar. Esto mismo pasa en las relaciones interpersonales en nuestra primera infancia, nos marcan un mapa acerca de cómo nos relacionaremos después con los demás.

  Según Bowlby, padre de la teoría del apego, el niño al nacer requiere de  un 100% de atención por parte de la madre, quien deberá leer las necesidades de este recién llegado y así permitir que este pequeño se sienta cómodo y seguro. Un niño que se siente entendido por su madre tendrá la posibilidad de desarrollar el llamado “Apego Seguro”.

Donald Winnicott por otro lado, habló de la “madre suficientemente buena” como aquella que era capaz de constituirse como un universo completo para su hijo recién nacido, que era capaz de satisfacer todas las necesidades de éste y por tanto hacerlo sentir como un “Todo” unido entre él y ella. El niño desde esta teoría, en un principio, no logra diferenciar entre su “Sí Mismo” y el “Otro”.

   En la medida que pasa el tiempo, esta madre comienza a tomar pequeños espacios de distancia con el bebé, generando así la posibilidad de que éste se perciba “solo” por cortos momentos.  El niño comienza muy de a poquito a crear la sensación de un “yo” independiente, de la madre.

     Pero ¿qué pasa en el caso de los niños que nacen y son criados juntos al mismo tiempo?

  Todas las teorías del apego han sido pensadas en mamás que tienen un hijo a la vez, existe muy poca literatura pensada en los nacimientos múltiples, y en su mayoría es toda muy reciente.

Según la Ps. Joan Friedman, esta multimadre tiende a sentirse tremendamente sobrepasada. Ya que, cuando intenta sintonizar y leer la necesidad de uno de sus recién nacidos, siempre está el  “Otro” bebe que la interrumpe, nunca alcanza a estar del todo disponible (al modo que le gustaría) para ninguno de sus hijos recién llegados.

Por otro lado, el niño, que llega  muy bien acompañado a este mundo, con una serie de necesidades básicas por satisfacer,  demanda constantemente ser atendido, sin embargo, se encuentra con que repetidas veces es interrumpido o interferido por “otro igual a él”, pero que “No es él”, o sea, su hermano mellizo o trillizo.

     Así comienza el mundo de las relaciones interpersonales para los múltiples. La Ps Ruth Simonds (2016) plantea que esta madre para poder economizar energía mental, y no frustrarse, comienza a vincularse con estos hijos como un grupo, como un todo grupal….la Madre y sus bebes, “Yo” y “Ellos”. Es decir comienza a pensarlos como “los mellizos” o “los trillizos”. Por ejemplo: “Los niños” tienen hambre, o los niños tienen que dormir. Aparece también aquí una tendencia a compararlos, por ejemplo el bebé 1 es muy risueño, el bebé2 es serio. Es como si fueran parte de un mismo sistema donde uno tiene ciertas características y el otro, otras. Los múltiples desde esta perspectiva, a diferencia de los hijos nacidos solos, deben lidiar desde pequeños con un “yo social”, vale decir con un “Nosotros”.

   Entonces, este tipo de hermanos en la medida que vayan creciendo no sólo deberán lidiar con el proceso de diferenciación de sus padres, sino que también deberán diferenciarse de su o sus hermanos mellizos o trillizos.

    Pero, cómo podemos nosotros los padres ayudarlos a llegar lo mejor preparados posibles a esta etapa en que deban reconocerse y construir su propia identidad.

 

1-. Es de gran ayuda, el que en el primer año de vida, exista una figura de apego adicional a la madre, es decir, otra persona disponible para los niños, ojalá 24/7, que pueda apoyar a la mamá a atender las distintas necesidades de sus hijos, y que al mismo tiempo permitan a estos niños, aunque sea por un rato, tener la experiencia de sentirse únicos en la mente de otro. Idealmente esta persona debiera ser el papá, pero muchas veces esto no es posible y en esos casos, una abuela o una hermana o amiga también son buenas opciones.

 

2-. Es deseable evitar apodos como “los mellizos” o “los trillizos”. Si bien esto se da con frecuencia, vale la pena, hacer el intento de no siempre llamarlos de esta forma y llamarles por su nombre de pila o un apodo especial para él o ella.

 

3-. El tema de ponerlos en cursos separados en la etapa escolar, no necesariamente va a favorecer el proceso posterior de diferenciación, este ítem se debe evaluar dependiendo de las circunstancias y realidad de cada hermano.

 

4-. El tener espacios para cada uno en su hogar ayuda mucho. Si no es posible tenerles piezas separadas, el que cada uno tenga su closet o cajón con sus propias cosas puede ayudar mucho en la experiencia subjetiva de ser diferente y de tener sus cosas personales.

 

5-. Darse espacios especiales para compartir de manera única con cada uno de estos niños, dejando a los otros hermanos con personas de confianza, de tal forma que el niño pueda sentirse único en ese momento y la mamá también tenga la experiencia de estar del todo disponible en ese momento para él.

       Nacer junto a uno o más hermanos, no sólo es una circunstancia especial, sino que es una experiencia única tanto para los padres como para los hijos, que los llevará experienciar el mundo desde un lugar diferente.

  El desafío para estos, no es tener la expectativa que percibirán el mundo de la misma forma que los nacidos solos, hay experiencias tempranas que marcan para siempre.Lo importante es que estos niños se puedan adaptar de manera exitosa, a un mundo que ha sido pensado para personas que han nacido solas y que desde ahí tienen una vivencia distinta a la de ellos, aunque, igualmente válida.

 

Ps. Alejandra Silva

Psicóloga experta en Múltiples

Equipo Centro SerMujer

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Alergias Alimentarias II

August 28, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square